Este volumen del catálogo de obra del dramaturgo Emilio Carballido, es el tercero de la serie que comenzó con la producción del maestro en 1946 y que se ha publicado por parejas de décadas. El presente contiene las fichas de las obras correspondientes al periodo 1990-2002. En esta década la pluma del escritor fue extraordinariamente fecunda.
Este catálogo reúne no sólo la obra dramática sino también la literaria: novela, cuento, guiones cinematográficos prosa y ediciones de libros, con el fin de ofrecer en un corto espacio editorial una síntesis de su amplia producción y de los temas, de los estilos, las estructuras dramáticas literarias, y las ideas utilizadas por el autor en sus creaciones.
Tanto el primero como el segundo volumen han demostrado ser útiles como material de consulta. Este, tiene también el objetivo de ser una herramienta de trabajo para investigadores, directores de escena, actores, alumnos de teatro y comunicadores, así como para las personas de áreas afines que se interesen en la obra de Emilio Carballido.
Las diferentes fichas sobre los distintos géneros que el maestro maneja, están realizadas de acuerdo con la organización que cada uno de los material sugiere. Cada género propone un orden interno representado por las siglas O.I. que va de acuerdo con la cronología de obra. Las obras de teatro y los guiones registran los títulos originales y en otro idioma. No todas las obras tienen un segundo o tercer título pero basta que una lo tenga para que se tome en cuenta en la ficha. Se tiene presente la fecha de creación pues para los investigadores es muy importante este dato, así como para la cronología de obra. El lugar y fecha de publicación, pues algunas veces se confunde este dato con el anterior y los premios. Como no es una ficha de montaje, sino de texto, algunas veces se consigna el lugar y la fecha de estreno, el registro de primera o primeras temporadas, el director del primer montaje, los personajes y el primer reparto. Se inscribe rigurosamente, eso sí, el contexto ambiental en el que se desarrolla la obra. Este aspecto está redactado a partir de las didascalias que el autor pide para cada montaje. El contexto anecdótico es un resumen de la fábula o argumento que respeta la estructura del texto: los actos, jornadas, cuadros, partes, en las que está dividido, con el fin de que los lectores tengan más información sobre la obra. Al final de cada ficha se encuentra un breve comentario.
Las fichas de cuento y novela tienen su propio orden interno, el título original, la fecha de creación, el lugar y la fecha de publicación, la casa editora, un resumen de la obra y un comentario. Las fichas de las ediciones responden a las necesidades de una ficha bibliográfica, así como también las de artículos.
Los resúmenes tratan de establecer un equilibrio entre la ficha corta y la descripción minuciosa de la fábula. Se da cuenta sobre todo de intriga, de los hilos que tejen la trama ya que sin ellos no puede existir la obra.
Este volumen registra cincuenta obras de teatro, cuatro novelas, nueve cuentos, diez guiones cinematográficos, 48 comunicaciones entre ponencias y artículos y 25 obras publicadas. Estos números junto con los de el volumen I y el II, puede que no sea el total de la obra de Emilio Carballido, pues el maestro es a veces celoso con tal o cual obra que no saca a la luz porque no le complace del todo y piensa modificarla o rehacerla. Al final del catálogo se localiza una cronología de obra que puede ser útil para apreciar el volumen de la producción y en una mirada da cuenta de las temáticas utilizada por el autor.
Además de la importancia que tiene conocer en un todo la obra dramática y novelística, el aspecto de los artículos es también muy importante porque nos da a conocer el pensamiento del autor, ligado al aquí ahora de las distintas etapas históricas que han abarcado los tres volúmenes. Estos escritos no solamente dejan ver al artista, sino al hombre comprometido con lo que sucede en México en Latinoamérica y el mundo.
Las fuentes del catálogo son las obras del fondo documental del propio autor, libretos y publicaciones en distintas bibliotecas (ENAT, BA) las cronologías realizadas por el CITRU (Antonio Escobar, Jovita Millán) y en la biblioteca de Socorro Merlín.
El recorrido por este catálogo confirmará la tesis de que Emilio Carballido no admite membretes, pues no se le puede clasificar como un dramaturgo que tiene una sola línea de escritura. En este periodo que abarca hasta los principios del siglo XXI, se encontrarán numerosas obras en un acto como la serie de Tejer la ronda que han sido escrita para los alumnos de la Escuela Nacional de Teatro del INBA y han sido puestas en escena por ellos en sus clases de actuación, pero no sólo por no sólo por los alumnos de la escuela, sino también por una gran cantidad de alumnos de otras escuelas o grupos del D. F. Y de los estados de la República, lo que se puede apreciar en los concursos que se realizan en diversas entidades del país. También la serie de Querétaro imperial que fue escrita por encargo del Gobierno de Querétaro, no sólo se ha representado en este estado sino, que ha sido adoptada por numerosos teatristas para su puesta en escena. El periodo abarca también obras más extensas que han sido montadas con gran éxito en México y en el extranjero como La prisionera y Escrito en el cuerpo de la noche.
Las novelas, tres publicadas y una sin publicar, dejan ver la maestría de Carballido como narrador de sucesos que, tomados de la vida real, crean espacios y tiempos imaginarios, y así, en la doble negación que significa el diseño de unos cronotopos dentro de otros, presentan otra dimensión más real todavía. Extraña paradoja del arte, pero así es. Venus Quetzalcóatl y Dos llaves y una lanza hacen reflexionar al lector, además de hacerle pasar ratos muy agradables de lectura.
Carballido no olvida a los niños. De sus cuentos, cuatro están dedicados a ellos y como siempre abre, en cada uno, mundos de fantasía teñidos de humanidad, compasión, deseos de que el mundo sea el mejor para los niños. Un mundo en el que el género animal, vegetal y humano vivan en armonía.
En esta etapa Emilio Carballido fue reconocido con el Premio Nacional de Arte, fue recibido en la Academia de las Artes y fue objeto de numerosos homenajes en el país y en el extranjero. El escritor Carballido está siempre en un proceso de creación y si por alguna causa, hace un alto en el ejercicio de empuñar la pluma, éste sólo tiene relación con el hecho práctico y es pasajero, pues en cuanto al hecho creativo que se refiere al arte: el pensar, imaginar, componer, inventar, es continuo y de todos los días.

Socorro Merlín.